martes, 22 de junio de 2010

SORBETE LETELIER: LA GASEOSA-BANDERA DE CHILE


Una etiqueta clásica del "Sorbete Letelier".

Los peruanos aman su refrescante Inca Kola, que existe desde 1935 en su mercado e incluso supera la Coca-Cola en el consumo local. En Escocia sucede lo mismo con la Barr's Irn-Bru, existente desde 1901. Los brasileños veneraron la época de su dorada Brahma Guaraná, y los estadounidenses no sueltan su antigua Dr. Pepper del consumo, pese al dominio de las grandes compañías con sede en ese país.

Los chilenos, en cambio, vemos con vergüenza nuestros logros en el difícil mercado de las bebidas gaseosas, como si un complejo de inferioridad nos afectara al verlas colocadas en las góndolas de los supermercados junto a las ultrapoderosas Coca-Cola o Pepsi. Es la misma desconfianza ridícula que, en gran medida, llevó a la ruina la industria textil chilena en los ochentas y luego la del calzado, ambas incapaces de competir con la preferencia de las chusmas por los productos extranjeros que, sin embargo, solían ser inferiores en calidad. No es de extrañar, entonces, que con cinismo hayamos destinado al consumo infantil creativos inventos nacionales en el mercado de las gaseosas, como la Bilz y la Pap, pese a haber hasta un trago popular a base de una de ellas: el "Chuflay". Ambas existen desde principios del siglo XX y, si no, antes.

Considerando el valor simbólico de las llamadas bebidas "colas" o semejantes y equivalentes en la competencia de los mercados, existe una gaseosa nacional que, por tradición, arraigo histórico y calidad, debería ser tomada por la gaseosa de Chile: el sabroso elíxir burbujeante del Sorbete Letelier, una joya de la producción de bebidas de fantasía que, para nuestro gusto, supera ampliamente a las gaseosas más tradicionales de las transnacionales e incluso a las bebidas-banderas que hemos descrito como características de otros países.

Es incomprensible que este producto no esté encabezando la lista de gaseosas en los consumos nacionales, vicio que sólo podemos explicarnos en la comentada tendencia nacional a preferir el collar de garbanzos extranjero que el de perlas nacionales.

Contrariamente a lo que pudiera creerse, Sorbete Letelier no nació en Santiago, sino en la ciudad de Talca, aproximadamente hacia el año 1930. Un auge industrial había comenzado en esta localidad por ahí por 1905, con la Primera Exposición Industrial celebrada allá, como lo hace notar Gustavo Opazo Maturana en su "Historia de Talca. 1742-1942" (Imprenta Universitaria, 1942). La aparición de este refresco fue parte de este proceso de innovación y desarrollo, y se cree que su nombre se debe al apellido de una dama que participó en la creación del producto.

Para cuando saltó al mercado, se la presentaría como una bebida a base de jugo de guindas secas y agua carbonatada (a los refrescos populares a base de frutas remojadas, se les llamaba entonces sorbetes), concepto que era toda una novedad en aquel entonces, acaparando rápidamente la atención de los consumidores pese a que su producción aún no era masiva. Su fetiche era una cereza seca que se encontraba en el interior del brebaje, al fondo de la botella, como el gusano de un tequila. Hasta donde sabemos, lo más parecido a algún refresco de estas características en la industria mundial de gaseosas, ha sido la Coca-Cola Cherry (Cherry Coke) también con el sabor de las guindas en su formulación, pero que fuera presentada al mundo recién en 1985.

La leyenda comercial del Sorbete Letelier dice que fue premiado "en la Exposición de 1939". No sabemos si esto se refiere a la Exposición de New York de ese año o a otra distinta. El caso es que, para entonces, el producto ya había comenzado a hacerse muy popular y, para la década del cincuenta, inició su producción en masa, ya industrializada.

Por esos días, siguiendo los datos de Opazo Maturana, deducimos que la compañía de bebidas gaseosas que producía el Sorbete Letelier debe haber sido sólo una de las cuatro que operaban en Talca y que refiere el autor, aunque reuniendo todas una cantidad modesta de operarios: sólo 18 personas en 1942, lo que nos habla más bien de las características de taller que de una industria, todavía. El capital conjunto de sólo $ 100.000 a la fecha, también nos confirma esta sospecha.

Presentación actual del producto.

En 1958, la producción de Sorbete Letelier fue adquirida por la Embotelladora Castel, propietada por Salvador Cortés Planas, quien había fundado esta compañía de bebidas gaseosas en 1944. El mismo año en que Cortés Planas compró los derechos y la fórmula del Sorbete Letelier, movió su planta desde las viejas instalaciones de calle San Pablo, en el Centro de Santiago, hasta las más espaciosas dependencias de la comuna de San Miguel, donde funciona la compañía Castel hasta nuestros días.

La producción en serie de la bebida le posicionó especialmente en el mercado de la zona central, haciéndolo una de las bebidas más populares de Chile pese a que, ya entonces, irrumpían con fuerza las "colas" internacionales, mismas que actualmente disputan la mayor cantidad de preferencias de los consumidores.

Sin embargo, quizás como consecuencia colateral de la Recesión Mundial, la compañía Castel decidió terminar con la producción del Sorbete Letelier en 1985. Según la historia del producto publicada en su sitio web, esta radical decisión se debió a problemas tecnológicos que hicieron inviable continuar comerciándola.

Para fortuna nacional, en 1997 la empresa decidió reponer la producción del tradicional y exquisito brebaje. Aún recuerdo cuando la descubrí en una vitrina de un local comercial y no pude resistir la tentación de probarla. Llegué a la casa con tan curiosa botella con una guinda en la etiqueta y mi abuelo René la reconoció -con alegría- de inmediato: era el Sorbete Letelier, el mismo que él había conocido desde sus tiempos de juventud, anticipándome que adentro de la botella, con el último sorbo, aparecería una guinda. Efectivamente, fue así. El mito dice que al consumo de esta perlita le atribuían antes poderes afrodisíacos y también buena fortuna para quien le saliera en el vaso.

Como lo que describo aquí me sirve de referencia cronológica, calculo que la reaparición de la bebida chispeante y sabor a cereza habrá sucedido hacia el verano, porque mi abuelo falleció en junio de ese mismo año, como he dicho en otro posteo anterior referido al desaparecido local "Merville" de barrio Parque O'Higgins.

Entrado ya el presente siglo, el producto cambió su tradicional etiqueta de papel a dos colores por una plástica más moderna y colorida. La fórmula de jugo de guindas secas carbonatado, sin embargo, en lo fundamental sigue siendo la misma... Sabrosamente la misma. Castel, en tanto, es una de las mayores productoras nacionales de bebidas gaseosas, distribuyendo en Santiago, Valparaíso y Rancagua cerca de 40 millones de litros anuales. Sin duda que el Sorbete Letelier es el más heráldico de sus productos.

Es así como estuvimos a punto de perder y, felizmente, recuperamos este producto chilenísimo que hoy refresca y endulza los paladares de quienes aún tienen el don de saber distinguir la calidad por los sentidos propios y no por la sofocante repetición hipnótica de la publicidad de las grandes compañías internacionales.

8 comentarios:

  1. Efectivamente, una gran y clásica bebida nacional, aunque, a modo muy personal, restándole un poco el dulzor la convertiría en un brebaje aún más refrescante para las calurosas tardes de verano. Es gratificante saber que se distribuye a nivel nacional, aunque en algunas zonas sólo a través de las grandes cadenas de supermercados y buscando con lupa entre la avalancha de las mal catalogadas "tradicionales" gaseosas. Ojalá se viera más seguido en los negocios de barrio, donde se podría apreciar la escena del niño pidiéndole a la mamá que, junto con las compras de las verduras para el almuerzo, le compre un Sorbete Letelier.

    ResponderEliminar
  2. me parece que exageras un poco con alabar tanto al Sorbete Letelier y compararlo con la Inka Cola. una de las cosas que repele a la mayoria de la gente es que es muy dulce. la Bilz y Pap merece mas reconociento, si bien los sabores no son tan originales tampoco encuentras muchas bebidas asi en otros paises. ademas, combina bien con algunos licores...

    ResponderEliminar
  3. Sorbete Letelier es lo mejor, le amo con locura. Me gusta que sea dulcesito y no tenga tanto gas como la asquerosidad de Coca-Cola. Además, que traiga la guinda de sorpresa es muy lindo.

    ResponderEliminar
  4. ACTUALIZACIÓN: "SORBETE LETELIER", LA BEBIDA FAVORITA DE TANTOS NOSOTROS, PASARÁ AL MUSEO DEL PATRIMONIO PERDIDO DE LA HISTORIA DEL COMERCIO CHILENO: Aquí la noticia sobre el fin del "Sorbete Letelier": http://economia.terra.cl/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201204171959_TRR_81100547

    ResponderEliminar
  5. Acabo de comprar por casualidad una bebida Sorbete Letelier, la he probado por primera vez, ¡así que sigue viva!

    ResponderEliminar
  6. Sobre la bebida Sorbete Letelier, no la venden en los grandes supermercados, sino en pequeños negocios de barrio, por ejemplo, venden el Sorbete Letelier, en un local del Paseo Bulnes, entre Olivares y Tarapacá (un local cerca del SESMA); también en un local en la Av. Ejercito con Gorbea. Y por último, en un local en San Diego cerca de Eyzaguirre (Todos estos locales en Santiago Centro)

    ResponderEliminar
  7. Hoy compre una en Jumbo para probarpa y la encontre genial

    ResponderEliminar
  8. Conozco familiares de la dueña en Talca del Sorbete Letelier. Emma Zanzi Letelier

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (69) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (5) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (29) Arica (40) Armas (23) Arqueologia (74) Arquitectura en hierro (21) Art Deco (33) Art Nouveau (17) Arte (170) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (143) Barroco (52) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (7) Bohemia (158) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (36) Buenos Aires (3) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (13) Calama (2) Caldera (4) California (1) Calles (75) Campo (105) Candilejas (52) Carreteras (53) Casonas (96) Cauquenes (1) Cementerios (59) Cerros y montañas (39) Chile (1010) Chillan (5) Chiloe (7) Choapa (6) Ciencia (69) Cine-Teatro (43) Circo (16) Cites-Conventillos (16) Cocina (57) Cocteleria (55) Colchagua (1) Colombia (1) Coloniaje (141) Comercio (183) Comics (29) Compañias (89) Concepcion (7) Conmemoracion (123) Copiapo (22) Coquimbo (20) Criminologia (28) Croatas (5) Curico (1) Curiosidades (232) Delincuencia (58) Deporte (41) Desierto de Atacama (51) Diplomacia (22) Diseño (87) Edad Media (19) Edificios historicos (162) Edificios populares (63) Educacion (66) Egipto (2) El Maipo (2) El Maule (11) El Tamarugal (23) En prensa/medios (42) Errores (102) Esoterismo/Pagano (69) España (18) Estatuas-Monumentos (115) Etimologia-Toponimia (145) Eventos (46) Exposiciones-Museos (59) Fe popular (129) Flora y fauna (109) Folklore-Tradicion (199) Fontanas (38) Fotografia (24) Franceses (87) Francia (9) Frutillar (1) Gargolas-Grutescos (18) Gergiano y victoriano (24) Germanos (30) Gotico (17) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (10) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (76) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (35) Hechos historicos (120) Heraldica (27) Heroes (82) Hispanidad (115) Holanda (1) Hoteles (31) Huasco (3) Huasos (57) Humor (59) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (98) II Guerra Mundial (4) Imperio Romano (21) Independencia de America (42) Indigenas (98) Industria (70) Instituciones (158) Iquique (73) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (34) Italicos (42) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (40) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (8) Linares (2) Literatura (113) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (210) Madrid (1) Magallanes (34) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (89) Mineria (49) Misterios (103) Mitologia (152) Mitos urbanos (116) Modernismo-racionalismo (14) Mujeres (74) Musica (64) Navegacion (45) Negros (9) Neoclasico (143) Neocolonial (21) Neorrenacentismo (1) Niños (93) Ñuble (3) Obeliscos (15) Orientalismo (12) Ornamentacion (104) Ovalle (5) Palacios (23) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (116) Peñaflor (1) Periodistas (26) Personajes culturales (150) Personajes ficticios (48) Personajes historicos (173) Personajes populares (168) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Pisagua (1) Playas (31) Plazas y parques (158) Polacos (1) Politica (52) Productos tipicos (79) Publicidad (58) Puentes (33) Puerto Montt (6) Punta Arenas (8) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (50) Rancagua (3) Reliquias (143) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (42) Rio Tevere (2) Roma (32) Rotos (90) Rusia (1) San Antonio (2) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (49) Santiago (655) Semblanzas (131) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (66) Sociedad (137) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (92) Tecnologia (79) Terrores y fantasmas (91) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (193) Transportes/Estaciones (78) Tucuman (1) Tudor (27) UK (8) Uruguay (1) USA (19) Valle de Azapa (8) Valle de Elqui (14) Valparaiso (30) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (2) Websites recomendados (10)