sábado, 5 de junio de 2010

LA CENTENARIA ESTATUA DE DON ALONSO DE ERCILLA EN LA PLAZA CON SU APELLIDO

El monumento, cuando estaba recién inaugurado
Coordenadas: 33°27'25.10"S 70°39'37.51"W (monumento) 33°27'26.72"S 70°39'35.61"W (plaza)
Ya hemos ido viendo que los chilenos recibimos muchos regalos interesantes durante nuestro Primer Centenario de la Independencia, hace una centuria ya: la Fuente Alemana, la Pileta Argentina de la Plaza Mekis, el Monumento Francés a la Libertad, el León Suizo y el Ángel de la Colonia Italiana, entre otras.
Pero una de las más bellas es, sin duda, la Estatua de don Alonso de Ercilla que nos obsequió la Madre Patria, algo que deberíamos tener en cuenta entre tanta conmemoración actual del Bicentenario de la Independencia.
Tiene la virtud de haber sido obsequiado por la misma contraparte del proceso independentista iniciado en 1810, precisamente, como es España.

Plaza Ercilla en 1939, en fotografía de la revista "En Viaje".
Don Antonio Coll y Pi, a la izquierda; y maqueta de la escultura, sustraída desde el Museo Histórico, a la derecha.
Vista actual de la obra y sus jardines florales.
Este monumento tiene un simbolismo especial, además: nos fue regalado por el mismo país de cuyo dominio nos separamos, celebrando por ello el primer siglo de tan magno acontecimiento, en 1910. Eran los enemigos de ayer: el hijo rebelde que casi se destroza en los campos batalla contra su propia madre dominante e imperativa. Ahora, hacían las paces y juraban un nuevo estado de relaciones para el resto de los siglos.
El símbolo perfecto para este juramento era don Alonso de Ercilla y Zúñiga (1533-1594), el autor de "La Araucana", el poema épico que retrata el estado de formación de la identidad nacional en plenos tiempos de la Conquista Española, aún cuando la moda de la historiografía oficial de nuestros días, sea más bien relativizar esta misma fundación con fórmulas de mareo y desconstrucción retórica.
Es, por lo demás, referencia a un testimonio de esta parte hispánica que ha quedado en nuestra conformación racial, y a la que no podríamos renunciar ni con mil nuevas revoluciones independentistas, como ningún retoño podría hacerlo de su árbol matriz.
El Gobierno recibió de regalo la estatua por parte de la colonia española residente en Chile, en el marco de estas celebraciones de 1910. La obra quedó encargada al artista escultórico español Antonio Coll y Pi, que para entonces ya estaba residiendo en Santiago de Chile.
Cabe recordar que Coll y Pi también es conocido por sus esculturas del Panteón de los Bomberos en el Cementerio General y el Monumento a los Mártires de esta misma institución, ubicada en el Parque Forestal, entre otras muchas obras. Dos años antes, había recibido la Primera Medalla en Escultura de la Exposición Nacional de Bellas Artes de Santiago.
La obra representa a don Alonso de Ercilla pensando en los versos que escribe para "La Araucana", con la mano en el mentón, mientras una joven mujer mapuche lo inspira como musa a su espalda, sosteniendo no una rama de canelo sagrado en la Araucanía. Es elocuente la escena, tanto por las expresiones contrapuestas de los personajes (la meditación de Ercilla contra la enérgica actitud de la mujer) como por los cuidadosos y bien investigados rasgos que el artista le da a la fémina mapuche, vestida también a la usanza de este pueblo.
El Gobierno de Chile decidió instalar la estatua en el frente del Parque Cousiño, hoy Parque O'Higgins, hacia donde inicia la avenida Blanco Encalada, en la Plaza de Gamero que se había construido al final de calle Ejército Libertador durante la Intendencia de don Benjamín Vicuña Mackenna.
La primera piedra se colocó en el período de las Fiestas Patrias, siendo inaugurado allí mismo, y la plaza pasa a llamarse desde ese instante Plaza Ercilla, como homenaje al cronista y poeta de la Conquista retratado. Se montó sobre un pedestal de gran tamaño, con decoración floral y los escudos de Chile y España esculpidos uno a cada lado.
El apellido del cronista está en la cara frontal, acompañado de una pluma de bronce. Por la cara sur de este pedestal se grabó el siguiente mensaje:
"LA COLONIA ESPAÑOLA EN CHILE. 1910"
La plaza se extiende por la conexión entre las avenidas Matta y Blanco Encalada, por ahí junto a calle Ejército Libertador. Es un área verde de gran importancia en la ciudad, que funciona como prolongación del Parque O'Higgins hacia el Norte del sector del Pueblito y del ex Campo de Marte donde se realiza anualmente la Parada Militar.
Un atractivo especial de esta plaza es, sin duda, la presencia de ejemplares de palmas chilenas en ella, aunque resultan extraños los cortes que provocan los trazados de las calles sobre su amplia área de unas 10 hectáreas. El sector de la estatua es una pequeña rotonda coloridamente decorada con flores.
Lamentablemente, en enero de 2007 la miniatura con el modelo de la estatua de Ercilla elaborada por Coll y Pi, fue sustraída desde la Sala Descubrimiento y Conquista del Museo Histórico Nacional, en extrañas circunstancias que nunca han sido aclaradas.
Lo bueno es que la estatua de Avenida Blanco Encalada, es lo suficientemente pesada para permanecer hasta hoy allí, donde le corresponde, ofreciendo su canelo al viento y la solidez de la primera pluma auténticamente literaria de la historia de Chile. De seguro permanecerá largo tiempo más en tal sitio, para tranquilidad de todos.

9 comentarios:

Pablo dijo...

Gran historia la de Santiago, lugar el cual no conzco pero luego de mi visita de estos dias en Buenos Aires seguramente podrè conocer. EStoy ahora en mis ultimos dias aqui en el
hotel koten y luego seguirè el viaje para Chile, estoy tan ansioso.

Criss dijo...

Estimado: sea bienvenido cuando venga, pero le recomiendo desde ya cuidar muy bien su billetera y su cámara fotográfica cuando ande por acá en Santiago, para que se lleve la mejor de las impresiones de esta ciudad. Saludos!

N.X. dijo...

Me permito rectificar que el árbol sagrado del pueblo Mapuche es el Canelo y no el Laurel. Lamentablemente ese error lo cometió también Piñera, supongo que despues de leer este artículo, jeje.
Un saludo y felicitaciones de un seguidor de tu blog!

Criss dijo...

Sí gracias... Fue una "piñericosa" y ya está corregida. En realidad fue lapsus (más abajo aparece mencionado el canelo) porque también estaba preparado esos días otra entrada donde hablo de ejemplares de la flora mágica de la Araucanía (canelo, laurel, araucaria) en Santiago, pero quedó programada para más adelannte. Saludos.

Anónimo dijo...

Muxaxos, les aclaro: el canelo, lingue y el laurel son arboles mágicos de nuestra cultura. Los tres. El canelo es el mas importante porque en los ritos representa al eje del universo y nuestro concepto de unidad-pertenencia en la cosmovision mapuche, por eso es el arbol sagrado. Felicitaciones al autor de este blog. Es extraordinario como fuente de informacion y espero que algun dia vengan por nuestra tierra a rescatar historias tanto o mas interesantes. Hay muxo que decir de aca tambien.

Anónimo dijo...

Saquearon de Lima durante la ocupación chilena el ángel que sostiene una corona de laurel, que pertence al monumento del 2 de mayo.Devuélvanlo!!

Criss Salazar dijo...

¿¿¿Y ahora resulta que el "ángel" justo estaba vestido de machi mapuche??? Dios y Diablo míos! Cuando vengas a trabajar a Chile mira con detención y en persona el monumento, y después hablamos.

Carlos Chau dijo...

me gustaría saber cuanto mide la plaza de arcilla ???

ANS. HISPANO dijo...

CHILE Y ESPAÑA, NUNCA SE ENGAÑAN.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook