domingo, 31 de mayo de 2009

EL BAR "DON RODRIGO"... SIMPLEMENTE, LO MEJOR

Coordenadas: 33°26'16.80"S 70°38'34.92"W
"Don Rodrigo" es mi bar favorito de Santiago, desde hace varios años, como lo es también para los innumerables rostros que se me hacen conocidos por allí y se me aparecen en cada jornada, sea día de semana o viernes. Siempre asomarán por sus puertas, salvo el domingo, cuando el local no abre.
Se ubica junto al Hotel Foresta, a un costado de la entrada Norte del cerro Santa Lucía, por la esquina donde convergen las calles Victoria Subercaseaux y Merced. Ubicación privilegiada en el Centro de Santiago, suficientemente cerca del barrio Lastarria como para que se acerquen desde él personajes intelectuales y nuevos bohemios, pero suficientemente al margen del mismo, como para aislar a los clichés y los lateros postmodernistas que suelen pulular en el barrio. En otras palabras, por aquí vienen poetas de verdad; no rumiadores nerudianos.

martes, 26 de mayo de 2009

LEONES DE PROVIDENCIA: EL FIN DE UNA GRAN FÁBULA

Vista del acceso al Fundo "Los Leones" de Ricardo Lyon, en fotografía publicada por la revista "Selecta" de abril de 1910. ¿Puede reconocer el lector, los dos leones que están ubicados uno a cada lado del acceso al fastuoso chalet? Este complejo habría sido diseñado por el célebre arquitecto Emilio Jecquier.
Coordenadas: 33°25'11.46"S 70°36'21.47"W
En varias ocasiones, hemos criticado la tendencia de algunos historiadores con credenciales a repetir mitos o leyendas que pasan aceitadamente si son empujados por el llano resbaloso de lo gratuito entre los libros, pero que no tienen verdadero ajuste con la realidad ni con los hechos ciertos. Lo hemos notado especialmente en nuestro tema, que es la historicidad urbana, más cercana a la calle, al parque y a la fachada que a los libros de estanterías.
Existe un caso particularmente ilustrativo de la tendencia de algunos personajes a cometer estos vicios por ignorancia, por exceso de confianza en algunas fuentes o, simplemente, por motivaciones que bullen entre los motivaciones políticas y credos, lo que supone algo de deliberación y la orientación deliberada a dar por ciertas algunas afirmaciones convenientes sólo porque un gran número de personas las cree o porque tal opinión es compartida por otros ilustres; o, lo que es peor, porque es útil a una causa.

viernes, 22 de mayo de 2009

CHUCHUNCO NO QUEDABA TAN LEJOS...

La Subdelegación Rural de Chuchunco, ya parcialmente urbanizado, en el "Plano de Santiago con las divisiones políticas y administrativas, los ferrocarriles urbanos y a vapor, establecimientos de instrucción de beneficencia y religiosos. Con los proyectos de canalización de río, Camino de Cintura, ferrocarriles, etc.", de don Ernesto Ansart, 1875. La Alameda de las Delicias pasa a llamarse Avenida de Chuchunco desde la Estación Central hacia el poniente, mientras que Ecuador es el Camino de los Pajaritos, que avanza hacia el poniente y doblaba al sur por la actual avenida de ese nombre.
La tradición oral chilena ha cristalizado en la conciencia colectiva a Chuchunco como concepto de lo lejano, lo distante; de aquello que se encuentra tan apartado que hace tarea engorrosa el acto de ir hasta allá. Los amigos de afuera del grupo de vecinos del barrio, esos que provienen desde otros lados de la capital, son los que "viven pa'Chuchunco". Cuando uno se equivocaba de microbus, se bajaba reclamando que "me dejó en Chuchunco". Porque, por cierto, no hay nada peor que andar "más perdido que en Chuchunco". Si alguien no aparece por mucho tiempo o desaparece sin dar noticias, "se fue pa'Chuchunco". Los residentes de comunas distantes entre sí, como floridanos y maupicinos, se acusan mutuamente de vivir en el mítico poblado de Chuchunco, llamado elegantemente también Chuchunco City.

lunes, 18 de mayo de 2009

UN CLÁSICO DE CLÁSICOS: "EL SINIESTRO DOCTOR MORTIS"

No es fácil tratar de hablar en forma breve y objetiva de un clásico del cómic chileno tan querido como "El Siniestro Doctor Mortis", que comenzó a ser editada en Santiago durante los años sesentas, por una de nuestras más recordadas casas editoriales de la ciudad y de todo Chile, convirtiéndose en todo un icono histórico en dos materias: las historietas y los relatos de terror. Es difícil aceptar, además, la nostalgia y las injusticias que llevaron a la desaparición de este emblema de las artes impresas nacionales.
"Dr. Mortis" fue una suerte de "Weird Tales" en versión criolla. No en vano, coleccionistas especializados en estas materias como el comentarista y músico rock Rodrigo "Pera" Cuadra, aficionado a la estética terrorífica contenida en la publicación, se ha referido a ella como "la mejor revista chilena de historietas" de toda la historia. Incluso le ha dedicado una de sus canciones, como vocalista de la banda Dorso. Hasta parecieran conocerla las generaciones nuevas, que nunca la vieron en algún kiosco, hemeroteca o mesita de centro.

jueves, 14 de mayo de 2009

EL PALACIO URMENETA: OTRA JOYA ARQUITECTÓNICA SE ESFUMÓ EN EL TIEMPO

Coordenadas: 33°26'12.16"S 70°38'52.15"N
En la proximidad del Bicentenario de la Independencia de Chile, se preparan celebraciones, fiestas, actos y monumentos conmemorativos para festejar la realidad y la ilusión de nuestra autonomía y libertad republicana. Me pregunto cuánto quedará de todo esto para el Tricentenario, en un siglo más. Quizás ni siquiera exista Chile, a esas alturas, si nos proyectamos desde el actual escenario que ofrece nuestra pobre realidad política y cultural. No puedo evitar las sensaciones derrotistas, a este respecto.
Se me refuerza ese pesimismo el constatar que ni siquiera existe ya el castillo donde los chilenos celebramos oficialmente la gran exposición de nuestra primera centuria como pueblo independiente y soberano: el Palacio Urmeneta, maravilla de la arquitectura santiaguina que, en nuestros días, no es más que otro recuerdo doloroso del que escasamente existen fotografías y referencias documentales.

miércoles, 13 de mayo de 2009

JUEGOS Y ENTRETENIMIENTOS ELECTRÓNICOS "DIANA": INSERT COIN EN LA DIOSA DE LOS VIDEOGAMES

Imagen de los antiguos juegos "Diana", hacia 1970, en fotografía de José Carvajal hoy perteneciente a las colecciones fotográficas del Museo Histórico Nacional.
Coordenadas: 33°26'28.46"S 70°39'3.16"W (local antiguo) 33°26'29.01"S 70°39'2.57"W (segunda casa)
Los juegos y entretenimientos electrónicos "Diana" constituyen mi primer recuerdo de infancia, por ahí por los dos años, cuando mis padres me llevaron hasta su salón subterráneo en calle Ahumada durante la primera mitad de los años setenta. No sé como puedo conservar memorias de esos años, pues escasamente los recuerdo, pero supongo que impacto de las máquinas del local de entretenciones habrá sido suficientemente fuerte para prenderse en la grabadora neuronal. Puedo recordar una especie de bowling chiquito, donde los palitroques eran bajados en fila por un sistema mecánico. También había algo "parecido" a un videojuego, con un automóvil antiguo que uno manejaba en un volante. La imagen parecía más una película en blanco y negro y no tenía ninguna relación con lo que estamos acostumbrados a ver desde las generaciones de juegos electrónicos siguientes al "Space Invaders" de 1977.
Los juegos "Diana" debutaron en la capital hacia 1934, por iniciativa del empresario Roberto Zúñiga Peñailillo. El nombre, mismo de la Diosa de la Cacería y la Naturaleza, provenía de una marca alemana de rifles lanza-plumillas, que tomó el dueño para colocárselo a su local, inicialmente ubicado en el sector de Mapocho. Los bowlings, las poolinas, los dardos al blanco y después los taca-taca eran la antigua oferta de sano entretenimiento que siempre caracterizó a la firma.

martes, 12 de mayo de 2009

BRAULIO ARENAS: EL HOMBRE DEL TRAJE GRIS

Braulio Arenas (1913-1988)
Artículo publicado por Alejandro Véjar en "El Mercurio" del domingo 18 de mayo de 2008, en la Revista de Libros, tras el aniversario de la muerte del poeta surrealista oriundo de La Serena, fundador del grupo "Mandrágora" y ganador del Premio Nacional de Literatura de 1984.
El lunes 12 se cumplieron dos décadas de la muerte de uno de los fundadores -junto a Enrique Gómez-Correa y Teófilo Cid- del grupo literario Mandrágora, Braulio Arenas. Sus mejores páginas recogen parte de la producción de este poeta surrealista que se desplazó también hacia el mundo lárico.
Braulio Arenas escribió en todos los géneros literarios, incluyendo el collage. Tal fue su entusiasmo por esta técnica pictórica, que publicó una novela hecha con fragmentos de la narrativa chilena decimonónica, Los esclavos de sus pasiones. Un año antes, en 1974, editó sus Actas surrealistas. Allí tradujo a Leonora Carrington, Paul Eluard, Tristán Tzara, Louis Aragon o Robert Desnos. El volumen es un homenaje al Primer Manifiesto Surrealista, creado por André Breton.

lunes, 11 de mayo de 2009

EXPLICACIÓN DE LAS MISTERIOSAS INICIALES Y SÍMBOLOS EN EL FRONTÓN Y LAS PUERTAS DE BANDERA CON AGUSTINAS

El edificio en la obra "Chile y sus riquezas", de Empresa Editora Atenas (1936).
Coordenadas: 33°26'26.92"S 70°39'7.35"W
Hace cerca de un año, el holding Cencosud decidió abrir una sucursal de las conocidas tiendas Almacenes París en la esquina nororiente de Agustinas con Bandera, pleno centro de la capital, a escasa distancia de la Plaza de Armas. Se encuentra frente al Edificio de la Compañía Sudamérica, en un barrio de fuerte connotación financiera.
El lugar elegido para esta nueva tienda es un edificio de cinco pisos que fuera levantado en los años veintes, con estilo neoclásico transicional hacia estilos modernistas que después encontrarán definición en el art decó. Destaca del mismo su entrada, con un enorme dintel y pórtico sobriamente monumental, con las direcciones de Agustinas 1099 y Bandera 2001, según lo testimonian viejas placas que se conservan en los muros exteriores.
El edificio está en muy buen estado. Mantiene sus estructuras y cortinajes metálicos de la fachada, cuya marca de fábrica indica que fueron creados en la casa Haskins, de Londres, hace más de 80 años. Destacan también los grutescos con rostros de feroces leones, de fauces abiertas, decorando la arquitectura, más de veinte en total, justo en la cornisa que señala la división del cuarto y el quinto piso y que recorre horizontalmente a todo el frontis. No rugen, por supuesto, pero arrojan el agua de lluvia sobre los transeúntes a falta de gárgolas.

sábado, 2 de mayo de 2009

BENDITO RETAZO DEL PRIMITIVO COMERCIO URBANO, SOBREVIVIENDO EN LA ESTACIÓN CENTRAL

Imagen del mismo mercado en una revista "En Viaje" de 1961, en el sector de Exposición con Salvador Sanfuentes, donde se observan los canastos, pavos y pollos en venta.
Coordenadas: 33°27'10.43"S 70°40'39.04"W
Estación Central tiene enclaves de tiempos perdidos en todos sus rincones; vórtices inmaculados, sobrevivientes de épocas, de eras que ya no son nuestras. La animita de Romualdito, por ejemplo, permitió conservar el único trozo original del antiquísimo muro en que se hallaba, que dividía el recinto de la vieja estación de ferrocarriles con la calle Borja. Y, por allá por Toro Mazotte, vivió el fallecido maestro folclorista Nano Núñez, aprendiendo cueca de niño con sus vecinos de un cité del frente a su casa. Al final de esta calle, en la esquina de Ecuador, desde el cambio de siglo ofrece sus perniles y pipeños sin comparación la "Picá Pancho Causeo", uno de los más tradicionales restaurantes del sector. La ex Alameda de las Delicias sigue siendo engalanada por la Pila del Ganso y, por calle Gorbea, restaurantes como "El Hoyo" y "El Campesino" (que antes se situaba cerca de nuestro lugar estudiado) aún son postales vivientes del Santiago que se fue, archivado en los álbumes fotográficos blanco y negro.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook