domingo, 25 de octubre de 2009

UNA SEGUNDA FUENTE DE LA PILA DEL GANSO EN BARRIO ESTACIÓN CENTRAL

Coordenadas: 33°27'11.79"S 70°41'20.70"W
Sí, así es. Suena raro, pero existen dos fuentes llamadas Pilas del Ganso en el mismo sector tan tradicional de la Alameda Bernardo O'Higgins, en Estación Central. Sólo una de ellas es la conocida pileta ubicada por ahí por el cruce de la ex Avenida General Velásquez con la ex Alameda de las Delicias, en la proximidad de la ex Estación Pila del Ganso (hoy San Alberto Hurtado) del ex cómodo y ex acogedor Metro de Santiago.
La otra fuente, aquella que nos distrae, está a sólo un par de pasos de la original: es la fuente de soda y restaurante "Pila del Ganso". Dicen que lleva décadas situada en el barrio, ocupando la ubicación de Alameda 3889-3895. Su nombre lo toma, obviamente, de esta pileta ornamental que es símbolo del vecindario, uno de los más históricos y costumbristas de todo Santiago, como hemos dicho.
Sus carteles luminosos, señalando en grandes letras rojas el nombre del local, también reproducen el icono del Niño de la Oca del arte clásico como símbolo del negocio, aunque con un dibujo de cierta ingenuidad en el trazo. Desde su posición privilegiada en esta venida, pudo observar las épocas doradas del ferrocarril y el comercio en este popular sector de la capital chilena.
Su historia habría comenzado con un locan fundado hacia los cincuentas según recuerdan sus actuales dueños (1954, de acuerdo a un dato que encuentro en internet), y su semblanza está reflejada en las distintas etapas de crecimiento y modificación del establecimiento.
Aloja en una antigua casona de dos pisos del barrio, y se le puede distinguir desde afuera por sus aleros de tejuelas clásicas que, durante las lluvias de invierno, alejan generosamente el agua de la cabeza de los transeúntes que marchan por este tramo de la cuadra. Los dos accesos adelantan con carteles y anotaciones en los vidrios parte de la amplia carta de su cocina.

Al entrar, el visitante de la "Pila del Ganso" se encuentra con una sala principal similar a la de las fuentes de soda típicas o cervecerías de la Alameda Bernardo O'Higgins, con una amplia y colorida barra donde abundan los pitchers, las jarras de schops y las gaseosas. Tras este mesón, una hilera de refrigeradores hielan bebidas y una joven camarera los recorre en toda su extensión complaciendo los pedidos de la clientela. En las mesas del lugar suelen reunirse cantidades grandes de comensales durante los días de partidos de fútbol, según me han dicho.
Hacia atrás del establecimiento existe una sala de bar y comedores algo más refinada y elegante; un piano-bar más precisamente, con características que no estarían lejos de algún pub nocturno. Mezcla elementos de mayor intimidad con decoración clásica, pero la barra de tragos, incluso en su iluminación y repisas para licores, es algo más moderno y sofisticado. Se nota que los administradores han invertido esfuerzos en la ornamentación y el carácter de este salón.
Sala de la fuente de soda.
Sala del bar y comedor.
Comedores familiares del segundo piso.
Por las escalas al costado del local, se accede al segundo piso. Aquí el ambiente es más familiar y reservado, tentación para reuniones de amigos, por ejemplo. Es un comedor donde predominan las maderas y las tablas crujientes en el suelo. Un enorme cuadro paisajístico decora el muro, atrayendo la atención de los clientes si la televisión no está encendida. Es cómodo, acogedor y me recuerda los típicos restaurantes de puertos, aunque por sus ventanas no se vea la cautivante vastedad oceánica, sino la marea interminable de vehículos transitando por la Alameda.
Los distintos estados históricos de la "Pila del Ganso" también aparecen reflejados en su amplia carta, confiada al talento del chef Julio Beltrán, uno de sus propietarios. La oferta rápida es la típica de una fuente de soda: completos, italianos, churrascos, chacareros, Barros Jarpa, Barros Luco, etc. Sin embargo, instalado en un barrio tan tradicional como la Estación Central, el restaurante no puede desentenderse de una buena oferta de comidas típicas chilenas, destacando en sus tenedores especialmente las parrilladas y el chancho a la greda, especialidades de la casa.
Los productos marinos también están presentes: mariscos, pescado frito e incluso delicadezas como la corvina con salsa de camarones. Tiene la opción de vender platillos para llevar, además.
La variedad y pluralismo se repiten en la carta de tragos: cervezas y shops en la fuente de soda. Piscos sour, aperitivos y tragos de barra, en el piano bar. La oferta más tradicional y popular va por los vinos, el clásico "terremoto" (símbolo del barrio Estación Central), además del borgoña y la malta con huevo.
La clientela de la "Pila del Ganso" también es surtida, como suele suceder con las fuentes de soda. La relativa proximidad de la Universidad de Santiago le hace atractivo también a los estudiantes, especialmente en las horas de colación.
En la actualidad, el local es propietado por Gallardo y Beltrán hermanos Ltda., constituyendo -por cierto- un fuerte reforzamiento al nombre del barrio de la Pila del Ganso, luego de habérsele retirado tal denominación a la importante Estación del Metro que allí desemboca.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook