lunes, 8 de junio de 2009

EDUARDO Y HELVECIA: LA ÉPICA AVENTURA DE "LOS MORISQUETOS" EN LAS TABLAS DEL HUMOR

Postal de "Los Morisquetos" en los inicios de Helvecia Viera y Eduardo Aránguiz como dúo humorístico. Agradezco a Patricia Aránguiz Viera por haberme proporcionado gentilmente esta valiosa imagen.

Como se recordará, la comediante Helvecia Viera falleció el 29 de marzo de este año, cerrando uno de los capítulos más épicos y adorables de la desaparecida vieja bohemia santiaguina, aquella escuela que formara tantos talentos que hoy lindan en la leyenda más que en sólo la historia nostálgica de las candilejas, como la vedette Pitica Ubilla, la compañía de Daniel Vilches, la cantante Hilda Sour, el dúo "Los Caporales" o el grupo de comediantes del fallecido maestro Mino Valdés y su bella esposa Mónica Val, entre tantos otros. Ella y su marido, el inolvidable "chico" Eduardo Aránguiz, habían pertenecido a esta generación privilegiada de protagonistas de los espectáculos revisteriles chilenos, nuestra Belle Époque que, pese a todos los esfuerzos y todas las buenas intenciones por resucitarla, jamás ha podido ser reproducida en su majestuosidad y atractivo.

Y es que sólo se puede contar con una sola Helvecia y un solo chico Eduardo por época. Con un solo par de "Morisquetos", como se hiciera llamar por décadas tan incomparable dúo humorístico.

Helvecia Viera nació el 3 de junio de 1928; y Eduardo Aránguiz había nacido el 27 de mayo de 1927, conociendo a Helvecia precisamente en este ambiente de luces y telones. Él provenía de un matrimonio anterior, y tenía dos hijas: Ximena y Adelina. Ambos actores contrajeron matrimonio y tendrían dos hijos de esta unión: Patricia y Eduardo.

Egresado en 1947 de la Academia de Alejandro Moock en Valparaíso, Aránguiz era todavía muy joven cuando ya acumulaba una gran cantidad de experiencia como comediante en las revistas de Romilio Romo, María Llopart, Blanca Arce y Juan Ibarra. Tendría cerca de 30 años cuando Andrés Gallo, de la Compañía de Revistas Picaresque del Teatro Cousiño (emigrado después al Teatro Princesa), decidió atraerlo a su show hacia 1955, como uno de sus platos más fuertes y seguros para presentar al público junto a Sergio Feito, el otro humorista estrella de la revista. Gallo ubicó a Aránguiz a través de presentaciones y radioteatros, reconociéndole especialmente su talento para representar ancianos.

Helvecia, por su parte, comenzó su carrera en las tablas muy joven, cuando debutó a los 12 años reemplazando a una actriz en la presentación de una comedia. Desde allí en adelante jamás se separó de la actuación y exploró toda las formas de la comedia humorística que hacía furor en las revistas chilenas.

El gran acierto de la pareja humorística fue hacia los años sesentas, cuando comienzan a hacer presentaciones bajo el señalado nombre de "Los Morisquetos", uno de los dúos más recordados y divertidos de la comedia chilena. Fueron parte de ese mágico y extraordinario ambiente de bohemia, refugiado en los centros de entretención santiaguinos como el Bim-Bam-Bum, el Picaresque y el Humoresque, por nombrar a los más famosos y conocidos.

Eduardo Aránguiz muy joven, en 1955, su época del Teatro Cousiño.

Helvecia Viera en la película "Tierra Quemada", de 1968.

La pareja matrimonial explotó con enorme inteligencia la disparidad física que ambos lucían, creando dos personajes de antología que siguen reapareciendo con otros nombres en distintas narraciones humorísticas. Ella era corpulenta, ruda y con mirada de fiera. Se caracterizó en el papel de vieja fea y tirana; simulaba estallar con facilidad y siempre se dirigía de forma despectiva y prepotente contra su pobre marido en los escenarios. Helvecia siempre fue comparada, por esta razón, con el personaje Doña Tremebunda, la suegra de Condorito creada por el caricaturista René "Pepo" Ríos, no sólo por el parecido físico, sino también por el rol de bruja insufrible. Don Eduardo, por su parte, era un hombre pequeño, de apariencia débil y enclenque, siempre obligado a la sumisión e incapaz de defenderse de las constantes humillaciones y agresiones verbales que Helvecia le arrojaba encima con cada rutina..

Los contenidos que salían de este disparejo dúo de comediantes eran inolvidables. Los libretos eran creados enteramente por don Eduardo. En algunas presentaciones, cuando hacían de matrimonio como en su vida real y con él siempre fingiendo estar asustado y atemorizado ante la presencia de su mujer, tenía en algún momento un arranque de valor e intentaba confrontar a Helvecia en medio de una discusión... "¿Que acaso mandas tú? ¿Quién manda aquí?", le reclamaba a ella. Helvecia, poniendo una aterradora mueca de furia, se llevaba las manos a la cintura y lo quedaba mirando casi como una leona hambrienta: "¡Yo mando aquí, poh!". Eduardo, atemorizado, intentaba salir del paso diciendo: "Así me gusta, ¡cuidadito que te pille mandando yo!". En otras memorables presentaciones, Helvecia comenzaba a comentar que su marido era "un pobre imbécil", en circunstancias de que todo el público sabía que Eduardo era su cónyuge real. Así, la pareja de "Los Morisquetos" jugaba con notable astucia entre la realidad y la representación de las rutinas humorísticas.

En 1972, ambos comienzan a incursionar en la televisión a través de presentaciones en "Sábados Gigantes", junto con otros comediantes de la época que también habían empezado a abrirse espacio entre el conocimiento y el cariño popular. Después hicieron presentaciones en el Teatro Caupolicán y el Cariola, de barrio San Diego.

"Los Morisquetos" en otra de sus fotografías más célebres.

Eduardo y Helvecia en "El Festival de la Una", a mediados de los ochentas.

Aunque muchos de los chistes de "Los Morisquetos" hoy suenan conocidos y recurrentes, en aquellos años eran novedosos y no me extrañaría que hubiesen sido ellos quienes los introdujeron en los libretos históricos del humor chileno, o al menos que ellos los hayan popularizado. Por ejemplo, estas citas tomadas de una videocinta grabada con público por el dúo y que se distribuyó en los años ochentas:

  • "La casa que tenemos es tan chica que, cuando entra el sol, yo tengo que salir a la calle".
  • "Me encontré cara a cara con un fantasma" -dice ella. "¿Cara a cara? -pregunta él- ¡Cómo se habrá asustado!".
  • "¡Roñoso el auto de tu hermano! Fui a pasear con él y eso que iba rápido... Nos pasó seis veces un funeral".
  • "Tu papá es un borrachín... Ese viejo se toma hasta la presión".
  • "Adiós, madre de tres hijos" -le decía él enojado pretendiendo irse de casa. "Adiós, padre de uno solo" -le contesta ella.
  • "Se demoró tanto en ir al médico... Cuando la vio el doctor, le encontró principio de autopsia ya".
  • "Ahora está bajo una loza que dice: aquí yace mi suegra / y yace muy bien / ella está descansando / y nosotros también".
  • "Andai más perdida que una gaviota en Bolivia".

Una característica de la pareja era la sencillez escenográfica de la mayoría de las presentaciones. Salvo las veces en que participaban de algún sketch, también libreteado por la creatividad de Aránguiz, "Los Morisquetos" no necesitaban más que sus micrófonos y alguna hoja apuntando las líneas de la rutina, al estilo de los viejos radioteatros. De hecho, trabajaron en esta clase de presentaciones en las Radios O'Higgins y Minería. Con estos elementos les bastaba para hacer sus rutinas, confiando todo a la calidad de los libretos de don Eduardo y al talento dual del memorable matrimonio de comediantes. También había mucho juego de improvisación y algunas risas fuera de libreto que fluían naturalmente entre ambos artistas, contagiando al público.

Con la caída de los grandes centros de las candilejas nacionales, durante el segundo lustro de los setentas y el primero de los ochentas, "Los Morisquetos" completaron su emigración a la televisión, donde gozaron de gran popularidad en programas como el mencionado "Sábados Gigantes" de Canal 13 y "El Festival de la Una" en TVN, hacia 1984. Aunque continuaban haciendo presentaciones juntos como dúo, también participaron activamente de rutinas con actores y comediantes de sketches, ya que siempre permanecieron vinculados a la compañía de Daniel Vilches, el "Académico de la Lengua", con quienes trabajaban desde los tiempos de las presentaciones del Bim-Bam-Bum en los teatros Picaresque y Ópera. Allí actuaron, además, con Guillermo Bruce, Mino Valdés, Ernesto "El Tufo" Ruiz y tantos otros iconos de la bohemia romántica que habían encontrado casa propia en las estaciones de televisión de los ochentas.

Curiosamente, en la vida real Helvecia y Eduardo no podían ser más distintos a los personajes que interpretaban. Ella, lejos de ser una mujer fea y malvada, era extraordinariamente bondadosa y generosa. Fue, en realidad, una mujer hermosa: Sus colegas siempre se admiraron por su capacidad de desprendimiento, pues salía por las noches con termos de café y sándwiches para repartirlos entre los mendigos del sector de Independencia. El chico Aránguiz, en cambio, era un hombre de gran carácter y simpatía, nada que ver con su miedosa y ratonil representación de un marido intimidado. Gozaba de una enorme cultura y era un lector fanático; le gustaba la pintura, la fotografía y la historia. Cuando algunos de sus admiradores lo detenían en la calle Ahumada, por donde solíamos verlo quienes pasábamos a diario por allí hacia los primeros años de los noventas, él accedía alegremente a responderle a su público y parece ser que era muy buen conversador, por lo que podía verse.

Desgraciadamente, la luz de alegría y trayectoria de "Los Morisquetos" comenzó a apagarse con la súbita muerte de Eduardo Aránguiz, el 4 de diciembre de 1996, suceso de dolió profundamente en la comunidad de los comediantes chilenos y especialmente en su generación de artistas del espectáculo nocturno chileno. Recuerdo que sólo unas semanas antes del ataque que lo llevaría a la tumba, le vi en la mencionada calle peatonal del centro, esta vez conversando con un conocido suyo con el que se había encontrado mientras transitaban en direcciones opuestas, por ahí por el frente del ex Hotel Crillón, ya convertido en esos días en una multitienda.

Doña Helvecia participando de una presentación humorística que parodiaba el contexto del plebiscito de 1988. De izquierda a derecha: Tatiana Merino, Eduardo Thompson, Gilberto Guzmán, Guillermo Bruce y Helvecia Viera.

Jorge Franco y Helvecia Viera, en "Motín a Bordo", de TVN, ya en los noventas.

Helvecia, en tanto, continuó trabajando en la actuación profesional en el teatro y la comedia, tomando roles en programas de televisión y algunas teleseries. En un show infantil "Zoolo TV" del canal Mega, hizo el papel de la Vaquita Aurora bajo un grueso disfraz, y también dio clases de teatro en la Municipalidad de San Ramón. En TVN participó del programa "Motín a Bordo" junto a otros humoristas como Guillermo Bruce y Gilberto "Fatiga" Guzmán. Volvió a Canal 13 para participar en los segmentos humorísticos del "Venga Conmigo", programa dirigido por José Alfredo Fuentes. Pero lo más importante, sin duda, fue su incursión durante las noches en el programa "Morandé con Compañía" de Kike Morandé, en Mega, donde se reencontró con las figuras que la habían acompañado durante su larga carrera profesional: Daniel Vilches, Patty Cofré, Ernesto "Che Copete" Belloni y los fallecidos cracks del humor Jorge Franco, Eduardo Thompson y Chicho Azúa.

El cariño del público nunca le fue restringido a Helvecia. Sus papeles como hermana fea, vieja cascarrabias, esposa bruja o hasta una jocosa parodia de la Reina Isabel en sus rutinas con Che Copete, eran aplaudidas y valoradas casi como imágenes de culto. Sus dúos con su amiga Patty Cofré también hicieron historia en la televisión del trasnoche, especialmente en su bizarra sátira de dos engreídas hermanas gemelas. Constantemente, fue reconocida y aplaudida por sus talentos no sólo en la audiencia, sino por las generaciones nuevas de humoristas que la tuvieron por referente y alcanzaron a trabajar con ella. Venciendo los pudores, además, el año 2005 decidió participar en un capítulo de la serie de TVN "El Cuento del Tío", donde realizó una divertida y comentada escena de intimidad de alcoba con el actor Rodrigo Muñoz, aunque ella se sintió engañada por el hecho de que este capítulo fuera transmitido en precisos momentos en que también aparecía en las pantallas de Mega para otra de sus rutinas de "Morandé con Compañía", y es que Helvecia siempre demostró una lealtad sorprendente para con su gente y sus colegas. Además de su talento y buen humor, seguía destacándose también por su puntualidad, su sentido de responsabilidad y su disciplina profesional, misma que le hiciera merecedora del apodo de la Vieja Mártir entre sus amigos de toda una vida.

En este momento de reconocimiento y de vigencia, tras décadas de servicio a la comedia y a las tablas, Helvecia Viera decidió retirarse para siempre de la vida artística. Con la humildad y sencillez que siempre fueron distintivos en ella, quiso apartarse en silencio y sin grandes anuncios. Sin embargo, los productores de "Morandé con Compañía" decidieron hacerle una despedida sorpresa y así, engañada, lograron convencerla de participar en una última rutina, donde Kike Morandé, Mauricio Flores y los demás integrantes del elenco del show pudieron rendirle un bello homenaje que marcó el fin de la carrera artística de doña Helvecia, luego de más de seis décadas de éxito, en marzo de 2006.

El año siguiente, la salud de la actriz fue gravemente complicada por un accidente vascular. Muchos creyeron que la perdían y, por varias semanas, la comunidad de los humoristas nacionales se mantuvo expectante. Patty Cofré incluso anunció ante los medios su temor de que sucediera lo peor, luego de visitarla. Tras una parcial mejoría, Helvecia volvió a caer grave en marzo de 2009. Presintiendo lo peor, el programa "Morandé con Compañía" le dedicó un capítulo especial a su trayectoria el 26 de ese mes. Tres días después, hacia las 18:00 horas, falleció a los 80 años en el Hospital Sótero del Río.

La partida de Helvecia marcó, entonces, el final de la epopeya de esos dos "Morisquetos", que llenaron de risas y alegrías los escenarios de una de las épocas más bellas y recordadas de las artes nacionales.

5 comentarios:

  1. Muy buen articulo, hace un tiempo, me bajo la nostalgia por el pasado y comence a buscar por la red historias y biografias de esos iconos de antaño que nos hicieron reir y emocionarnos....felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Grande y veraz reportaje. Una vez mas recuerdos de una bohemia incomparable.
    Inolvidables los fabulosos MORIQUETOS,tanto solos como acompañados por otros grandes del humorismo.
    Muchos "comediantes" de hoy les hace mucha falta haberlos visto actuar. Algo habrían aprendido

    ResponderEliminar
  3. la señora Helvecia cuando realizo clases de teatro en la municipalidad de san Ramón fundo en el año 1992 una compañía de teatro que realizaron muchas presentación en distintos teatros de santiago realizaron muchas obras de la cual salieron muchos actores y varios actualmente están en televisión la compañía se llamaba "compañía de teatro Antigona" y actualmente están en funcionamiento con el nombre de compañía de teatro Helvecia Viera "Antigona"

    ResponderEliminar
  4. juan carlos perez viera3 de abril de 2012, 04:42

    yo juancarlos perez viera me crie con mi tia helvi fue mi tia amiga y mi segunda madre me enseño cual era el mundo artistico me llevo desde chico a las tablas junto con mi prima pochi que sus hermanos ni si quieran nombran alexandra fue la primera hija de mi tia helvi pero ya mi si quiera sus hermanos la recuerdan cuando fue ella quien los cuido cuando mi tia tenia que trabajar que injusto primos que no recuerden a su hermana mayor mañana yo tambien sere olvida por ustedes paty recuerda quien te guio por el mundo de las encuestas pero ahora nunca me has preguntado primo tiene trabajo puedo ayudarlo nada solo nada que triste es la vida pero ojala sea siempre mejor para ti y tus hijos pero no olvides que tuvistes una hermana que te cuido era la POCHI

    ResponderEliminar
  5. juan carlos perez viera3 de abril de 2012, 04:45

    juan carlos perez viera sobrino de mi gran tia helvecia

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Qué ver en una visita?

Aconcagua (9) Aeronautica (12) Africa (4) Alemania (4) Alto Hospicio (11) Angol (2) Animitas (72) Antartica (31) Antofagasta (19) Apuntes (6) Arabes (20) Arabesco (13) Araucania (5) Arauco (2) Archipielago Juan Fernandez (1) Arequipa (6) Argentina (29) Arica (41) Armas (23) Arqueologia (75) Arquitectura en hierro (22) Art Deco (34) Art Nouveau (18) Arte (172) Austria (1) Aysen (9) Bares-Restoranes (146) Barroco (52) Bauhaus (10) Belgas (1) Biobio (1) Bizantino (7) Bohemia (160) Boites (26) Bolivia (18) Bomberos (33) Brasil (3) Britanicos (36) Buenos Aires (3) Burdeles (24) Cachapoal (1) Cafes-Salones de Te (17) Cajon del Maipo (13) Calama (2) Caldera (8) California (1) Calles (76) Campo (106) Candilejas (52) Carreteras (55) Casonas (97) Cauquenes (1) Cementerios (60) Cerros y montañas (40) Chañaral (1) Chile (1022) Chillan (5) Chiloe (7) Choapa (7) Ciencia (71) Cine-Teatro (43) Circo (16) Cites-Conventillos (16) Cocina (58) Cocteleria (55) Colchagua (1) Colombia (1) Coloniaje (142) Comercio (185) Comics (29) Compañias (90) Concepcion (7) Conmemoracion (124) Copiapo (27) Coquimbo (20) Criminologia (28) Croatas (5) Curico (1) Curiosidades (237) Delincuencia (58) Deporte (41) Desierto de Atacama (52) Diplomacia (22) Diseño (87) Edad Media (19) Edificios historicos (167) Edificios populares (65) Educacion (67) Egipto (2) El Maipo (2) El Maule (11) El Tamarugal (23) En prensa/medios (42) Errores (103) Esoterismo/Pagano (70) España (18) Estatuas-Monumentos (119) Etimologia-Toponimia (149) Eventos (46) Exposiciones-Museos (59) Fe popular (135) Flora y fauna (111) Folklore-Tradicion (203) Fontanas (38) Fotografia (24) Franceses (88) Francia (9) Frutillar (1) Gargolas-Grutescos (19) Gergiano y victoriano (24) Germanos (32) Gotico (17) Gringos (31) Guerra Chile contra Confederacion 1836 (10) Guerra Chile-Peru contra España 1865 (2) Guerra del Pacifico (76) Guerra Peru-Bolivia 1841 (1) Guerras antiguas (5) Guerras civiles y golpes (35) Hechos historicos (121) Heraldica (29) Heroes (82) Hispanidad (115) Holanda (1) Hoteles (31) Huasco (3) Huasos (57) Humor (60) I Guerra Mundial (2) Iglesias y templos (102) II Guerra Mundial (5) Imperio Romano (21) Independencia de America (42) Indigenas (98) Industria (72) Instituciones (160) Iquique (73) Isla de Pascua (1) Israel (1) Italia (34) Italicos (42) Jerusalen (1) Judios (10) Juegos (40) Junin (1) La Paz (1) La Serena (18) Lejano oriente (38) Lima (2) Limari (9) Linares (2) Literatura (114) Los Andes (2) Lugares desaparecidos (212) Madrid (1) Magallanes (34) Malleco (1) Marga Marga (1) Mejillones (4) Melipilla (1) Mendoza (2) Mercados (23) Mexico (1) Militar (89) Mineria (49) Misterios (105) Mitologia (155) Mitos urbanos (118) Modernismo-racionalismo (15) Mujeres (75) Musica (66) Navegacion (45) Negros (12) Neoclasico (146) Neocolonial (22) Neorrenacentismo (1) Niños (93) Ñuble (3) Obeliscos (15) Orientalismo (12) Ornamentacion (106) Ovalle (5) Palacios (23) Paleocristianismo (20) Palestina (1) Panama (1) Parinacota (1) Paris (1) Patagonia (21) Patrimonio perdido (118) Peñaflor (1) Periodistas (26) Personajes culturales (151) Personajes ficticios (48) Personajes historicos (179) Personajes populares (172) Peru (53) Pesca (17) Petorca (5) Pisagua (1) Playas (32) Plazas y parques (161) Polacos (1) Politica (54) Productos tipicos (80) Publicidad (58) Puentes (34) Puerto Montt (6) Punta Arenas (8) Quebrada de Tarapaca (13) Quillota (2) Radio-TV (50) Rancagua (3) Reliquias (146) Renacimiento (3) Reposteria/Confiteria (22) Rio Chili (1) Rio Mapocho (42) Rio Tevere (2) Roma (32) Rotos (91) Rusia (1) San Antonio (3) San Pedro de Atacama (2) Sanidad (49) Santiago (656) Semblanzas (133) Sicilia (1) Simbolos/Emblemas (68) Sociedad (139) Suiza (1) Suizos (1) Tacna (5) Talagante (8) Talca (3) Tarapaca (92) Tecnologia (81) Terrores y fantasmas (92) Tierra del Fuego (12) Tocopilla (2) Tragedias (194) Transportes/Estaciones (79) Tucuman (1) Tudor (28) UK (8) Uruguay (1) USA (19) Valle de Azapa (9) Valle de Elqui (15) Valparaiso (30) Vaticano (5) Venezuela (6) Viña del Mar (3) Websites recomendados (10)