domingo, 15 de marzo de 2009

FOTOGRAFÍAS HISTÓRICAS DESDE UNA MISMA ESQUINA EN INDEPENDENCIA... ¡CUÁNTO SE HA PERDIDO!

Imagen de la Avenida Independencia, hacia el cambio de siglo, que figura en el Archivo Andrés Bello de la Universidad de Chile. Publicada en la obra "Patrimonio Arquitectónico de la comuna de Independencia", de Magda Anduaga, Patricio G. Duarte y Antonio V. Sahady, del Instituto de Restauración Arquitectónica, F.A.U. Universidad de Chile, 1996. La vista de la fotografía es la misma de las que tenemos más abajo para nuestro análisis.
Coordenadas: 33°25'50.66"S 70°39'10.83"W
La esquina nororiente de Avenida Independencia con calle Artesanos, sólo un poco más al norte del puente Padre Alberto Hurtado en Cal y Canto, es un testimonio de muchos de los fenómenos urbanos que hemos estudiado a lo largo de este blog, como la virtual destrucción de gran parte del patrimonio del ex barrio La Chimba, y la transformación de las cuadras históricas desplazadas por imposturas arquitectónicas que, en menos de 50 años, han convertido a Santiago en collage si estilo ni definición.
Tenemos a la vista varias fotografías de esta esquina, dos de ellas históricas. A nuestro juicio, las más importantes son las de 1890, disponible en el Archivo del Museo Nacional, y la de 1928, perteneciente al valioso Archivo Fotográfico de Chilectra. Publicamos aquí, además, una de carácter comparativo, tomada por mí a principios del presente año intentando imitar el ángulo y área de encuadre de las anteriores, por lo que hay un mínimo de 80 años de diferencia entre esta imagen y la más nueva de las que están en blanco y negro.
No resulta difícil advertir qué se mantiene, qué ha cambiado y qué ha desaparecido en este sector del paisaje de la ciudad.
Circa 1890:
Corresponde a una vista que habría sido típica del barrio La Chimba en el siglo XIX, del Camino Real de la Cañadilla o Independencia, como se le llamó a la avenida cuando los ejércitos victoriosos volvieron por ella desde Chacabuco. En la imagen se retrata el aspecto primitivo de las casas tradicionales del lado Norte del río Mapocho, en los años en que este sector seguía siendo un lugar de fama pecaminosa y algo peligrosa.
La calle era de tierra y las casas de adobe son todas bajas, de techos tejados y sin fachadas elaboradas. Menos podría esperarse la presencia de mansiones o casonas de alguna importancia arquitectónica dentro de los grupos de residencias. Todavía es demasiado temprano para ello. Además, el trazado de las calles aún no está bien definido: nuestra esquina de Independencia con calle Artesanos, que reconoceremos en las fotos que vienen, aún no existe como tal. Lo que sí podemos advertir, sin embargo, es la presencia del comercio ya establecido en el barrio, como se observa con la presencia de una tienda instalada entre las residencias de la izquierda.
De alguna manera, para aquellos años la avenida conservaba el aspecto elemental de los primeros años de urbanización de sectores rurales, como podrían ser varios poblados de la región metropolitana que mantienen la misma vista de sus calles principales.
A pesar de la rusticidad del paisaje, destaca desde ya la imponencia del templo del Monasterio San Rafael de la Orden del Carmen, conocido entonces como Iglesia del Carmen o Carmen Bajo en contraposición con la desaparecida Iglesia del Carmen Alto, que se ubicaba en la Alameda de las Delicias a la entrada de la calle Carmen. A pesar de que el templo ya era una antigüedad en aquellos años, sus detalles arquitectónicos se observan bastante más elementales y menos ornamentales que aquellos que podremos reconocerle en las fotografías que siguen.
Circa 1910:
Usaremos como cuña referencial esta fotografía publicada por Alfonso Calderón en su trabajo de 1973 titulado "Cuando Chile cumplió 100 años", que corresponde a la misma imagen que hemos reproducido más arriba pero con otro encuadre y más nítida.
Por lo pronto, hacemos notar no sólo las diferencias con la foto anterior, especialmente en la arquitectura, sino también la presencia de algunos elementos comunes con las imágenes que prosiguen, como la construcción de techo doble angulado a la izquierda y la presencia de un bar (el "Colina", ver más abajo) a la derecha, entre las residencias.
Nótese también que la Iglesia principal del Carmen siempre se halló cortando la perspectiva de la Cañadilla, después llamada Avenida de Buenos Aires y, finalmente, Avenida de la Independencia.
Circa 1920:
Otra fotografía histórica del tiempo de los tranvías, hacia 1920. En esta imagen podemos observar la gran cantidad de árboles que existían entonces a ambos costados de la avenida Independencia, al menos en este tramo.
Contrasta con el aspecto más bien árido y estéril que ofrecen hoy sus cuadras, con escasa vegetación. Lamentablemente, sin embargo, los mismo árboles tapan la vista del edificio-esquina que más nos interesa en esta composición, así que no es mucho más lo que puede decirse aquí de esta imagen, salvo elogiar su romántica belleza del Santiago perdido.
1928:
Claramente, es un ascenso paisajístico con respecto a la fotografía anterior. Se observa a la derecha de la composición, destacándose, una de las casas comerciales más concurridas de Santiago en esos años, llamada "Bazar Colo Colo". Como se aprecia, la tienda ofrecía servicios de sastrería, zapatería y venta de ternos. Eran los años en que el estigma de barrio La Chimba había pasado ya, abriéndole paso a un comercio relativamente elegante, aunque siempre con un sentido popular (recordar al barrio Patronato, a un costado de este sector), como sucede hasta hoy pese a haber perdido otra vez los detalles del refinamiento por las transformaciones que ha sufrido la ciudad.
Nótese la belleza de las casonas que alojaban al bazar, con aspecto y estilo europeísta de las residencias del cambio de siglo. El segundo piso del edificio es habitado, lo que se advierte por las plantitas y los maceteros colocados en el balcón de balaustradas. Tiene un tercer piso de ático, sin embargo, por lo que debe haber constituido una de las construcciones ciudadanas más altas del sector. Este esquema de locales comerciales en el primer piso y residencias del segundo piso hacia arriba, como adaptación de las viejas casonas que sobreviven en Santiago, aún se mantiene y con frecuencia se lo puede advertir, no sólo en el barrio Independencia.
Siguiendo por la cuadra hacia el Norte, al lado del bazar, vemos el cartel de un Bar Restaurante "Colina", local que todavía existe, aunque ubicado un poco más abajo, en un edificio de dos pisos. Le sigue otra casona de alta fachada coronada. El comercio se extiende hasta la calle siguiente. Predominan las fachadas decorativas y las casonas de uno o dos pisos. La gran torre del fondo con la estatua en la cima, es la cúpula alta del templo del Convento del Orden del Carmen, maravilla histórica que ha sido, por siglos, un símbolo en la ex Cañadita o Avenida Independencia.
La línea de la arquitectura en el paisaje urbano tiene tanto o más que decir en el lado opuesto. La construcción más bien reciente del lado izquierdo es la Parroquia Carmelita de Independencia, bella iglesia de líneas neogóticas de la que ya hemos hablado antes. Quien conozca la calle, puede reconocer las horizontales más generales e imponentes retratadas en esta fotografía, como la recién mencionada iglesia y, más al Norte, la fachada del gran condominio viejo, entre otras bellezas del barrio. Nótese la cantidad de cableados eléctricos recientemente instalados para la circulación de los tranvías.
En fin, la imagen de 1928 representa hoy casi una idealización del barrio Independencia, probablemente como todos los admiradores del patrimonio histórico hubiesen querido verlo siempre, independientemente de la incorporación de necesarias formas de modernidad y de renovación.
1988:
He aquí la explicación de todo... Un voraz incendio destruye el histórico edificio de la esquina de Artesanos con Independencia, en la madrugada del 16 de agosto de 1988, condenándolo a su demolición. La investigación dejó en evidencia que el siniestro fue provocado por un cortocircuito, dado el mal estado de los viejos sistemas eléctricos. Esta imagen fue publicada por el diario "La Tercera" al día siguiente.
A pesar de los esfuerzos de los bomberos de once compañías que acudieron al lugar, se pierden 7 locales comerciales distribuidos en la planta del edificio, precisamente donde antes estaba la sastrería y zapatería que ya vimos. Ahora era ocupado su espacio en los bajos, por negocios como una farmacia, las Carrocerías San Fernando y el "Café Artesanos" que se ve en la imagen, cuya entrada precisamente es la de la antigua tienda "Colo Colo" de los años veinte. El incendio también destruyó un histórico hotel del barrio que funcionaba en el recinto: el Hotel Normandí, aunque había seguros comprometidos en estos establecimientos.
La historia del antiguo edificio de la esquina de Independencia, entonces, llegaba a su fin entre humos y escombros ardientes.
2009:
Lo primero que salta a la vista es la desaparición del edificio que albergaba al viejo "Bazar Colo Colo". La esquina ha sido redondeada, y se reemplazó el edificio por un simplón conjunto de departamentos, levantados probablemente a inicios de los noventa, cuya forma de toscas pretensiones racionalistas, sigue el perfil redondeado de la esquina hacia el interior de la calle Artesanos. Crueldad sin límites contra la estética, a nuestro juicio.
Hacia el fondo de la esquina, sólo reconocemos el pequeño alojo que tenía antes el Bar Restaurante "Colina", cuya pared lateral ha quedado a la vista y con la pintura amarilla disimulando su desnudez. La casona siguiente también ha desaparecido, observándose claramente un espacio abierto en su lugar. Es una de las tragedias de la ciudad: hay tanto frenesí por destruir edificios históricos que los sitios, a veces, permanecen por años sin ser reedificados y virtualmente abandonados (como el desaparecido Gimnasio Manuel Plaza en Ñuñoa o la fachada del antiguo "Mercurio" en Compañía). Más atrás, se hace irreconocible la casona que tenía alta fachada hacía ochenta años, pues ahora luce sin su majestuosa corona frontal, probablemente derribada por los terremotos. Al fondo, sigue dominando la vista el hermoso Convento del Carmen. Ha sido una lástima que este antiguo edificio religioso, declarado Monumento Histórico Nacional, esté sumamente abandonado, casi sin uso y siendo mantenido sólo por los escasos recursos de la Orden, sin contar con asistencia de ningún tipo.
En lado opuesto del punto de fuga, podemos reconocer y desconocer varios otros elementos. La línea arquitectónica que antes advertíamos perfectamente en la fotografía de 1928, ya ha desaparecido, viéndose interrumpida o alternada por imposiciones geométricas y estilísticas que no sólo riñen con el perfil artístico del barrio, sino que, desde su intrusismo, compiten con el carácter histórico y la originalidad de los diseños característicos del vecindario. Las torres de departamentos colocadas a espaldas de la Iglesia de las Carmelitas y las más altas levantadas al fondo, rompiendo la línea de perspectiva y horizonte, constituyen una aberración urbanística que sólo puede concebirse en un país como el nuestro, donde existe una pasión destructiva derivada de la obsesión arribista de sentirnos modernos, que los demás nos perciban como no conservadores ni tradicionalistas.
Pero, definitivamente, no hay que ser un conservador romántico para advertir que esta imagen testimonia la belleza perdida del barrio, comparada con la de 1928. Existe un ascenso arquitectónico con respecto a la de 1890, pero en la imagen actual hay claramente un decaimiento con respecto a la de 1928. Dicho de otro modo, el esplendor de Independencia está en decaimiento y avanzada amenaza, según lo que se desprende de la comparación de las tres imágenes.
Una nueva razón para cuestionar los conceptos de modernidad y de orientación progresista que dominan artificialmente en Santiago, aplicados (o impuestos) por motivaciones mezquinas de unos pocos, pero a costa graves sacrificios y afeamientos de nuestra ciudad que, de alguna manera, pagan todos... ¿O se tiene alguna duda de cuál de las tres esquinas era más bella y nuestra?

4 comentarios:

Santiaguino dijo...

Es aberrante lo hecho en este sector,
no hay respeto, se ve un absoluto desierto con cemento.
Ya que no hay intenciones por mantener el patrimonio ni mejorar el sector, por lo menos deberían preocuparse por la limpieza y tener más árboles en esta asquerosa ciudad.

LOS COSTUME DESIGN dijo...

Que maravilla poder enterarme de lo refinada propuesta de nuestro comienzo como ciudad. Sin duda siempre habra incompetencia de parte de las autoridades. Pero quedo muy contento de leer el blog. Una delicia :)

Criss dijo...

Muchas gracias!!!

TVIDEAS dijo...

Estos fueron mis barrios desde 1980, me gustaria ver fotos de la calle general de la lastra antigua.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook