lunes, 17 de noviembre de 2008

HISTORIA DE LA CASONA MONTT EN LA CALLE MERCED

Coordenadas: 33°26'17.82"S 70°38'51.25"W
La Casona Montt se encuentra en Merced 738 y 748, casi llegando a calle Enrique Mac Iver, a escasa distancia de la Casa Colorada y de la Iglesia de la Merced, en el barrio histórico del Centro de Santiago.
Me parece que su construcción de dos pisos y fachada de ángulos rectos es de estilo europeo previctoriano, me atrevería a decir que del orden arquitectónico francés o inglés del siglo XIX.
De acuerdo a la ficha del Consejo de Monumentos Nacionales, sus influencias artísticas precisas serían neoclásicas y basadas en la estilización del trabajo de Toesca. Todas sus ventanas cuentan con un balcón propio y tiene un amplio y espacioso patio doble, rodeado de habitaciones menores. Según algunos, parece conservar el aspecto de las casas patronales que había en tiempos de la Colonia, con un paso abovedado como galería central conectando la entrada con el patio.

Don Manuel Montt.
Al parecer, no existen antecedentes sobre el arquitecto, pero se sabe que fue levantada entre 1830 y 1840 por orden de Filiberto Montt y Prado y su esposa Luz Goyenechea, ambos provenientes de familias aristocráticas relacionadas con la explotación minera. La casa se levantó en lo que era entonces el terreno de su hacienda en Santiago. Según la ficha de Monumentos Históricos de la Ilustre Municipalidad de Santiago, la casona se construyó sobre el lugar en que antes se erigía una vieja casa colonial con portal de piedra y balcón volado. De acuerdo a los antecedentes que aporta Januario Espinosa en “Don Manuel Montt” (Imprenta Universitaria, Santiago de Chile - 1944), la mitad de esta propiedad y el terreno la había heredado de su hermana Agustina Montt y la otra mitad la habría comprado al co-heredero Tadeo Badiola, cuñado de doña Agustina. A Tadeo le pagó con dos mil quintales de cobre por su parte de la sucesión.
La casa está asociada, sin embargo, a la residencia y propiedad que tuviera después en ella el gran Presidente Manuel Montt Torres, y muchas referencias disponibles apuntan en la dirección de que la mansión pasó desde su familia hacia sus manos. Sin embargo, tal cual lo revelan algunos autores como Sergio Vergara Quiroz en su libro “Manuel Montt y Domingo F. Sarmiento: Epistolario 1833-1888” (Centro de Investigación Diego Barros Arana, Santiago de Chile, 1999), la casona pertenecía originalmente a Rosario Montt Goyenechea, su esposa desde 1839 y quien era, además, su prima e hija del matrimonio. A diferencia de don Manuel, ella recibió mucha fortuna de herencias familiares, pasando la casona a sus posesiones en 1843, tras morir don Filiberto y doña Luz.
Espinosa agrega también que, siendo la casa posiblemente la residencia de don Filiberto y su familia para los meses de invierno, su sobrino Manuel habría conocido en ella a doña Rosario por ahí por los 22 ó 23 años de edad pero cuando ésta aún era una niña. Según las cartas personales que se conservan en la familia, el amor habría florecido entre ellos unos siete años más tarde.
Manuel Montt y doña Rosario residieron durante toda su vida en esta casa, cuando estaban en Santiago, incluso durante su Presidencia entre 1851 y 1861. Él falleció en 1880, y ella en 1896. Don Pedro Montt, hijo del matrimonio y también futuro Presidente de la República, había vivido en la casa desde su nacimiento, en 1849. Los herederos de don Manuel y doña Rosario vendieron la casa al ex Intendente de Concepción, don Francisco Masenlli, desde donde pasaría a manos de distintas personas.
La ciudad creció rodeando y hasta amenazando la casona, durante el siglo siguiente. En 1960, el Instituto de Conmemoración Histórica instaló una placa memorial en la fachada del edificio, con la siguiente leyenda:
AQUÍ
TUVO SU HOGAR Y MURIÓ
DON
MANUEL MONTT
1809-1880
SU VIDA CRISTIANA
CONSAGRADA AL PAÍS
ES EDIFICANTE EJEMPLO
SU OBRA
DE EDUCADOR LEGISLADOR
GOBERNANTE Y MAGISTRADO
ENGRANDECIÓ LA REPÚBLICA
---------------
INSTITUTO DE CONMEMORACIÓN
HISTÓRICA
1960
La Casona Montt fue declarada Monumento Histórico Nacional por Decreto Supremo 4.540 del 3 de mayo de 1966, durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalva. Sin embargo, por razones que desconocemos esta declaratoria fue desafectada por el Decreto Supremo 1.753 del 26 de Julio de 1971, durante el Gobierno de Salvador Allende. En 1978, fue adquirida por la Caja de Empleados Públicos y Periodistas, organismo que la puso en remate, volviendo a ser adquirida por un particular.
Afortunadamente, una nueva declaratoria restauró el reconocimiento de la casona a través del Decreto Supremo 1.640 del 06 abril de 1981, durante el Régimen Militar del General Augusto Pinochet. En 1988, el Instituto de Conmemoración Histórica hizo instalar una segunda placa junto a la entrada principal de la casa, esta vez recordando la residencia de don Pedro Montt en ella:
AQUÍ NACIÓ Y VIVIÓ
DON
PEDRO MONTT M.
1849-1910
CONSGRÓ SU VIDA AL
SERVICIO DEL PAÍS ACTUANDO
EN LA BENEFICENCIA, EL
PARLAMENTO, LA DIPLOMACIA
Y EL GOBIERNO, HASTA AGO-
TARLA EN LA PRESIDENCIA DE
LA REPÚBLICA (1906-1910)
LEGÓ SUS BIENES PARA
FINES BENÉFICOS
INSTITUTO DE
CONMEMORACIÓN HISTÓRICA
1988
Con la casona protegida por su repuesta condición de Monumento Nacional, ha sido ofrecida en arriendo por su actual propietario, don Gino Pellegrini, y en estos momentos es ocupada por una asociación de comerciantes que han instalado sus locales dentro de ella y en sector del patio.
Por muchos años funcionó en el costado de la casa que da hacia el Oriente una famosa cantina-restaurante: el "Bar Parrillón", uno de cuyos platos estrella me parece que era el conejo escabechado.
Aunque la idea de convertirla en un centro comercial es buena para revitalizar su presencia y valor en la ciudad, quizás sea necesario fomentar publicitariamente la existencia de este lugar, un poco abandonado y desconocido. También requiere claramente de mantenimiento, pues su estado de conservación no es del todo bueno.

4 comentarios:

Barrio Esmeralda dijo...

Con respecto al desgano que se observa a simple vista , descuidado y lamentablemente mala administracion.

Quisiera saber quienes son sus dueños. Gracias por este reportaje que nos enseña a valorar y conocer nuestro patrimonio como Ciudad.

Saludos

Maria Ortiz
Comite de Defensa y Seguridad
Barrio Esmeralda
contacto@barrioesmeralda.cl

Anónimo dijo...

Esta casa fue heredada por Doña Matilde Smith Masenlli, casada con Don Ramón Escobar Escobar (que fuera
senador liberal balmacedista). Se la conocía como 'la cueva del oso negro'.

Anónimo dijo...

En un costado funcionó un bar donde se tocaba Jazz llamado Black and White en los 50 s. ¿Quedará alguien que pueda contar algo de ese ambiente?

Mario dijo...

En mis recuerdos de juventud, por los años 1957 o 1958, aquí funcioné el Centre Catalá, cuyos salones se arrendaban para bailes de colegios, como en mi caso, los del Instituto Comercial Nº 3.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook