miércoles, 10 de septiembre de 2008

EL KRILL: RETRATO DE UNA MIRADA CLÁSICA AL QUIZÁS MÁS VALIOSO BIOTESORO ANTÁRTICO

El siguiente es un texto publicado en la obra “Chile a Color: Geografía” (Editorial Antártica, Santiago de Chile, 1984-85, página 417). La visión excesivamente optimista aquí reflejada sobre el recurso ha sido modificada por nuevos estudios y por problemas como el impacto de los cambios climáticos. En Chile han aparecido tenues iniciativas de extracción del recurso tras la publicación del artículo, pero definitivamente siguen siendo países como Japón y Rusia los que llevan el carácter industrial de su explotación. También se han ampliado los conocimientos gracias a las investigaciones, como la detección de grandes cantidades de flúor en el caparazón del crustáceo.
Las relativamente pocas especies que pueblan los espacios fuera del agua y las más numerosas de carácter marino, compensan su reducido número con la cantidad inmensa de las poblaciones. Este es el caso prodigioso de unos pequeños crustáceos, claves en las cadenas alimentarias de toda la fauna antártica, y prometedora fuente proteica para el ser humano.

Es el Krill. Bajo esta denominación se conocen numerosas especies de crustáceos del orden Euphasidae. Son camarones de tamaño aproximado a los 5 cms. que prolifera alimentados de fitoplancton marino (organismos vegetales de tamaño microscópico).
La principal especie es Euphausia superba; que alimenta a diversas aves, peces, focas y cetáceos. Estos pequeños organismos animales constituyen la base de la alimentación de la fauna antártica.
Viven en las aguas más al sur de la convergencia antártica, hasta una distancia aproximada de medio kilómetros cuadrados de aguas antárticas, y representa una biomasa cercana a los 200 millones de toneladas.
El Krill adulto logra hasta 6 centímetros de longitud. Machos y hembras se diferencian en diversos caracteres anatómicos. La hembra recibe los espermios a través de una masa llamada espermatóforo; sin embargo, la fecundación es externa y ocurre entre enero y julio; la hembra pone sus huevos de noche, cerca de la superficie del océano. Los huevecillos ya fecundados son más densos que el agua; por ello comienzan un lento e increíble descenso durante el cual se gesta la maduración; al quinto o sexto día ya han “caído”, o viajado entre 500 y 1.500 metros de profundidad, momento y lugar donde eclosionan; las pequeñísimas larvas comienzan a ascender desde ese instante, lentamente, hasta que durante enero del año que sigue los individuos han llegado a su último estado larval (1 a 2 centímetros) muy cerca de la superficie. Los adultos viven hasta 3 años si es que, naturalmente, han logrado eludir la inmensa cadena alimentaria de la que forman tan importante eslabón.
Industria ballenera de 1960. Revista "En Viaje".
La madurez sexual de Euphasia superba es lograda a los dos años de edad.
Se calcula que una gran ballena azul consume diariamente cerca de 40.000 kilos de krill. Como han disminuido mucho los cetáceos, hay un remanente que el hombre puede aprovechar para su propio consumo. Se calcula que una racional explotación podría utilizar 50 millones de toneladas de extracción anual sin que este recurso experimente un descenso crítico en su existencia.
La crisis mundial de alimentos puede tener aquí un alivio importante. Chile aún no participa en la explotación de este recurso, pero está llamado a ocupar allí un lugar importante, de acuerdo a las ventajas comparativas que tiene el país.
No obstante, Chile mantiene su interés desarrollando importantes investigaciones de carácter biológico, ecológico y de evaluación de su biomasa.
Los procedimientos de obtención de pastas, aprovechan hasta el 50% del krill entero y el pelado mecánico que selecciona las colas, permite obtener un rendimiento de hasta el 15%.
Con los productos de krill, además de pastas se pueden ofrecer en el mercado, polvos para sopas, hamburguesas, vienesas, quesos enriquecidos con proteínas de krill, etc. También, y a partir de los desechos, es posible obtener productos para el consumo animal e industrial. He aquí un prometedor campo para nuestro futuro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook