viernes, 23 de noviembre de 2007

"LABORATORIO SALAZAR & NEY"... CUESTIÓN DE QUÍMICA

Caluga publicitaria de 1929.
Coordenadas: 33°26'51.37"S 70°38'59.27"W (ex instalaciones)
El próximo 26 de diciembre se cumplirán 80 años de la inauguración del que fuera otro de los primeros laboratorios químicos particulares chilenos, que además estuvo a la vanguardia tecnológica y operacional de su época: "Laboratorio Salazar & Ney", fundado en 1927.
Este centro, que probablemente llegó a ser el más importante de su tipo en el país en aquellos primeros años, tenía sus cuarteles en la calle Arturo Prat 221, por ahí en el espacio que hoy ocupa la mueblería "Londres" como parte de la actividad que caracteriza el tipo de comercio de esta popular calle de la capital chilena.
Este laboratorio se especializó en la fabricación de productos de punta en cosmetología, perfumería, soluciones químicas, esterilización de instrumentos y, por supuesto, preparación de los jarabes y vinos medicinales que llenaban buena parte de los anuncios publicitarios de la época, cuando iban en retirada las viejas boticas y droguerías ante el avance del más profesional y avanzado rubro farmacéutico. Su prestigio le permitía también ofrecer servicios de investigación científica, privilegio que estaba reservado hasta entonces sólo a las Universidades.
El director y creador del laboratorio era el ingeniero químico de origen francés Roger Couly Leyrit, quien ostentaba en su currículo haber estudiado en la Universidad de Clermont-Ferrand de Auvernia, y podía jactarse también haber trabajado antes en importantes laboratorios de Francia y Bélgica antes de venirse a Chile. Era una considerado una eminencia, por lo mismo.
Publicidad de uno de los productos de belleza del laboratorio, a toda página, en un ejemplar de la revista "Familia" de diciembre de 1928.
Secciones de los establecimientos en calle Arturo Prat, hacia fines de los años 20.
El nombre de Couly aparece en algunos artículos de Internet señalándosele como quien habría dejado aportados los fondos usados para la restauración de la Capilla Vicente de Paul en el parque central del hospital clínico y la facultad de Medicina de la Universidad de Chile. La capilla formó parte del complejo hospitalario de San Vicente de Paul (en el cual tenemos entendido que también colaboró Couly, por testimonios orales, aunque no hemos confirmando este dato), a cargo de la orden de la Hijas de la Caridad.
Según los avisos publicitarios de la prensa publicados a fines de los años veintes (que aquí reproducimos), el recinto ocupado por los laboratorios de calle Arturo Prat llegó a estar dividido en al menos cuatro áreas de trabajo e investigación permanente:
  1. Sección de hipodérmica.
  2. Sección de soluciones.
  3. Sección de perfumería.
  4. Sección de jarabes y vinos.
El reglamento interior de la empresa exigía puntillosas normas de aseo y comportamiento a los empleados de cada sección, incluyendo mantener las prendas e instrumentos en orden y no hablar durante las labores de trabajos, preservando un silencio que sólo se podía romper durante las reuniones.
Roger Couly en su laboratorio (imagen gentileza de Sara Ruiz).
Dirección donde antaño se encontraba la sede de "Laboratorio Salazar & Ney", hoy ocupados por la fábrica y comercial "Muebles Londres".
No logramos rastrear las actividades del "Laboratorio Salazar & Ney" mucho tiempo después. Sí encuentro información en donde se advierte que competía hacia 1937 con otros laboratorios como el "Chile" y "Recalcine", aunque los proveedores eran pocos y trabajaban para todas estas empresas de rubro parecido. Por esos años, el Jefe de la Sección de Productos Químicos de la empresa era don Germán Bachelet Brandt, de la misma familia de la actual presidente.
Probablemente, la empresa se fusionó o bien no resistió la larga cadena de secuelas provocada por la crisis de la Caída de la Bolsa, a partir de los dos años después de su fundación, y que se llevó a todos los negocios que intentaron ser novedosos, salvo los de naturaleza bélica. Desconozco qué sucedió, entonces, aunque el señor Couly no se retiró del rubro y siguió en actividades con bastante éxito, según parece, siendo considerado un gran benefactor.
Según la 12ª edición del Diccionario Biográfico de Chile (1962-1964), Couly asumió en 1940 la dirección de la división sudamericana de los Laboratorios Clin de Francia, donde él había trabajado antes de llegar a Chile (en 1926). El que haya abordado la prestigiosa gerencia apenas entró la compañía en Chile, induce especular si "Laboratorios Salazar & Ney" se fusionó con la internacional Clin-Comar, de productos químicos y farmacéuticos, haciéndose su representante. Falleció a avanzada edad y sin cambiar su residencia de calle Santa Rosa 271, pleno centro de Santiago, demolida recientemente.
El laboratorio constituye, de esta manera, otro recuerdo de esta ciudad vivo aún en los anuncios publicitarios de su época y en algunas varias referencias que evidencian la relevancia que llegó a tener dentro del incipiente mundo de las ciencias químicas aplicadas.

6 comentarios:

sara dijo...

Hola Criss, te quiero contar que este es el primer escrito que leí de tu blog y que releí además muchas veces.

Hoy te puedo contar que hay una placa tallada en la entrada de la capilla san Vicente de paul en el hospital de la Chile desde el año 2007 aprox en honor al benefactor a Don Roger Couly.
Da pena ver como nadie le da bola al pobre caballero.

El estuvo hospitalizado, alrededor del año 1997 y le dió pena ver las condiciones en las que estaba la capilla.Por eso decidió donar su fortuna a ella.Se le ha hecho poca justicia.

Hay unas fotos que espero escanear,son originales.lo otro que te puedo contar es que su familia quiere dejar su ánfora en la capilla, es cuestión de tramitar.Y de ser así habría que organizar un acto.

Para finalizar, decirte que Don Roger nunca ayudó a las hijas de la caridad.Ah y que está vivo quien fué su contador, me gustó esta historia.

Criss dijo...

Hola Sary. En realidad no me refería a que Couly trabajó para las monjas de la Caridad o que fuera su benefactor, sino que me parecía que éstas servían en el hospital en la misma época que Couly hizo cierta clase de aportes para el mismo. Este dato lo tomé del diario "El Mercurio" de la época. Muchísimas gracias por el aporte, excelente anotación para ir completando esta historia.

sara dijo...

Criss:
Habría que indagar más,yo sé que tu investigas bien todo.

Si, las hijas de la caridad trabajaron en el hospital desde 1872 hasta 1980 más menos.

Francisco se llama el contador

Muchos saludos y está bien bueno tu libro de las Riveras, odio leer en el PC.Pero ya leí lo del barrio sanitario pág 330.No sé donde lo impriman barato.

Unknown dijo...

Cómo se puede contactar a Francisco, el contador del Señor Roger Couly?

Paulina Rivero dijo...

¿Cómo contactar a Francisco, contador del Señor Roger Couly?

Paulina Rivero dijo...

¿Cómo contactar a Francisco, contador de Roger Couly?

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook