viernes, 17 de agosto de 2007

BARRIO PARÍS Y LONDRES: BREVE HISTORIA DE UNA MANZANA MODELO

Alameda de las Delicias esquina Londres, hacia 1930.
Coordenadas: 33°26'40.74"S 70°38'54.48"W
Son varios los nombres de los principales arquitectos que participaron de la construcción de esta "Manzana Residencial Modelo", ubicada allí a espaldas del Convento y la Iglesia de San Francisco en la Alameda.
Estuvo bien logrado el efecto europeo, más allá de los nombres de sus únicas dos calles matrices y del afán de los propietarios por vivir en la cultural del Viejo Mundo. Prueba de este logro son las innumerables películas y comerciales que se ha grabado allí. El resto de su historia ha sido de todo lo imaginable: centros de torturas en los setentas (Londres 38), librerías, recitales punks en los ochentas, hoteles elegantes, hoteles de mala muerte, bares, luces, sombras, centros históricos, centros culturales, institutos de educación, etc... Ha cabido de todo en tan pocas cuadras.
Originalmente, el terreno del barrio pertenecía a los 12 solares que el Gobernador Rodrigo de Quiroga había donado a Fray Martín de Roble para la Orden de San Francisco de Asís en Santiago de Chile, junto a cuyos bordes crecieron chacras y luego pequeños fundos sobre los cuales se construiría este particular vecindario al lotearse esta superficie.
La idea de concebir un barrio de estas características pegado a los murallones del Convento de San Francisco surge en 1921, cuando un grupo de vecinos acomodados proponen el proyecto a la Municipalidad y una sociedad inmobiliaria compra la parte de los terrenos de los religiosos que hoy corresponde a ambos barrios.
Hasta entonces, toda la gran urbanización de Santiago había sido concentrada por los planes urbanísticos sólo al otro lado de la Alameda de las Delicias, en la zona centro, por lo que se hallaba casi saturada en ese momento y urgía asimilar nuevos terrenos adyacentes a este cuadrante.
La mayor parte del gran proyecto urbanístico y arquitectónico estuvo dirigido e impulsado por Roberto Araya y Ernesto Holzmann, entre 1922 y 1925, quienes trazaron un plan inspirándose en el estilo del urbanista austríaco Camillo Sitte y suscribiendo a varios arquitectos en el mismo, con lo que el barrio quedó configurado por una ecléctica exposición de diseños neogóticos, románicos, art nouveau, neoclásicos y neorrenacentistas. Entre varias otras, podemos leer famosas rúbricas en las fachadas de estas construcciones de los años veintes:
  • Ricardo Larraín Bravo
  • Eduardo Knockaert
  • Roberto Araya C.
  • Alberto Álamos
  • Alberto Cruz Montt
  • A. Wolleter
  • José Pistono
  • José Alcalde
  • etc.
Actualización: Con el tiempo, se adicionaron otras obras al conjunto residencial de París y Londres, como un edificio de Marcial González Correa, además de algunas remodelaciones en el aspecto interior o exterior de ciertas casonas.
Empero, el crecimiento desproporcionado de Santiago y la emigración de las clases más acomodadas hacia el sector Oriente comenzó a dejar abandonado el barrio residencial, por lo que las casas pasaron a ser ocupadas por residentes y boliches de menor lucimiento que sus primeros propietarios.
Para mediados de siglo, la situación era siniestra: París y Londres eran sólo reductos de prostitución y hoteles tenebrosos, con calles mal iluminadas y adoquines que se salpicaron de sangre en más de una oportunidad. Uno de sus episodios más famosos ocurrió a principios de 1968, cuando en el "Hotel Princesa" cerca de la Iglesia fue asesinada de un corte en la garganta una joven prostituta del sector, por un personaje que la prensa apodó "El Enano Maldito" y por el cual se metió preso a otro tipo en su lugar, caso del que haremos caudal algún día.
El fulgor pecaminoso de Paris y Londres se mantuvo hasta los años ochentas, cuando fue invadido gradualmente de una actividad cultural que parecía impensable en ese escenario sólo hasta pocos años antes. La apertura democrática de Chile permitió consolidarlo como atractivo turístico y nuevas inversiones se realizaron sobre el sector, devolviéndole la dignidad perdida.
Así se salvó la Manzana Residencial Modelo, que hoy expone una intensa actividad en la que siguen mezclándose elementos de todas sus épocas, buenas o malas, pero ya bajo el control de la cultura y la civilización.

1 comentario:

Sebastian Aguilar Orozco - Arquitecto. dijo...

Criss, primero, te felicito especialmente por el blog, es completo, serio y bien documentado, tal como debe ser en el ámbito de la investigación histórica, urbanística y patrimonial. Con respecto al artículo que nos convoca, tengo algunas precisiones. En primer lugar Roberto Araya y Ernesto Holzmann Ramírez no eran arquitectos, sino que fueron los impulsores urbanos o inversionistas del proyecto; de hecho, el hijo de Holzmann (C. Ernesto Holzmann Ferreira) sí fue arquitecto, pero no alcanzó a participar de este proyecto, aunque pocos años después fue el autor del conjunto del pasaje Príncipe de Gales. Según algunas fuentes, el autor del plano de loteo fue Eduard Feuereisen Harms, ingeniero y arquitecto de importante trayectoria en Valparaíso. Otra acotación: en el texto y en las fotos aparece mencionado Marcial González Correa. Si bien él es arquitecto, el edificio que ahí aparece no corresponde a la época del conjunto original, sino que se trata de un edificio mucho más reciente (años 90, probablemente), construido al estilo antiguo, para dialogar con su entorno. Otras pequeñas acotaciones: el arquitecto Pístono se llamaba José, y no Jorge, y en el listado que mencionas, faltan los arqtos. siguientes: Alberto Risopatrón, Hernán Rojas S.M., Alberto Cruz E. (su edificio es algo más reciente que el resto), Ricardo González Cortés, y Jorge Millán (autor del edificio de deptos. del conjunto, que aparece en las fotos). De todos ellos, más los ya mencionados en tu artículo, es necesario señalar que no todos tenían el mismo nivel, peso ni importancia en la historia de la arquitectura chilena. Algunos de ellos (especialmente el caso de Wolleter, Pistono o Millán) son virtualmente desconocidos fuera de estas obras, en cambio nombres como Risopatrón, Rojas, González, además de los conocidos Cruz M., Cruz E. y Larraín Bravo, fueron influyentes y fructíferas figuras de la arquitectura nacional, de larga y valiosa trayectoria profesional y gremial... Saludos.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook