lunes, 12 de marzo de 2007

AGUSTINAS 1180: LA PUERTA DE LOS GIGANTES EN EL BANCO CENTRAL

Fotografía de los tiempos en que la puerta recién había sido inaugurada. Imagen tomada del "Libro de los Expositores Chilenos en Sevilla" de 1929, donde obtuvo el Gran Premio de la muestra.
Coordenadas: 33°26'27.99"S 70°39'11.53"W
Los arqueólogos del futuro creerán que en los edificios más atractivos del corazón de Chile vivían gigantes o titanes, y no los petizos promedio metro setenta y tantos que somos en realidad. No queda otra impresión después de ver esa maravilla ubicada a la entrada del Banco Central, en Agustinas 1180, cuyo mismo edificio es, también, otro palacio para seres de alturas formidables que parecen vivir arraigadamente en la memoria íntima de la mejor arquitectura nacional, merced, en este caso, del arquitecto Cruz Montt, por lo que haremos referencia a esta obra a futuro.
Con ciertos detalles provenientes del neoclásico y casi del barroco, sus decoraciones aluden un poco al art nouveau con flores de Lizt y formas naturalistas en sus mangos, por ejemplo, a tanta altura que dudamos alguien las haya tocado en mucho tiempo, salvo que sea para frotarle algún antióxido.
Y en lo funcional, se trata de dos puertas en una, pues a las dos enormes hojas dobles de la primera, se suma una pequeña escondida en uno de los segmentos rectangulares de la parte inferior de la puerta derecha, que se deja abierta en horas de la tarde luego de que los dos majestuosos colosos son cerrados.
El conjunto de bronce de esta doble puerta pesa nada menos que seis mil kilos; mide 6.20 metros de altura por 3.50 metros de ancho. Su instalación fue todo un desafío de ingeniería en 1927, año en que se inauguró el edificio. Por muchos años, la puerta gigante constituyó también uno de sus principales atractivos y los curiosos se tomaban fotografías al lado del monstruo, intrigados con sus proporciones ciclópeas.
La obra también reporta la historia de una de las casas de forjado y cerrajería más importantes en la configuración del aspecto de la ciudad. Su fundición fue encargada a la Maestranza y Cerrajería Artística de Carlos Mina e Hijo, familia de origen hispano-ítalo-francesa establecida en Chile y que, desde el año 1913, estaba proveyendo a la arquitectura nacional de hermosas piezas como ésta. Dicen que el arquitecto nacional Luciano Kulczewski consideraba esta cerrajería como la mejor de Chile, y su opinión era compartida por importantes artistas y diseñadores.
Aunque a futuro veremos la posibilidad de dedicar una entrada especial a esta cerrajería artística, cabe recordar aquí que don Carlos Mina (padre) trabajaba desde los inicios con su hijo Alfredo Mina Ronchetti, quien después continuó el negocio asociándose a sus hermanos Carlos y Ricardo, nacionalizándose chileno en 1942. Esta empresa, Cerrajería Artística Mina Hnos., todavía seguía en operaciones hasta principios de los años sesenta, aproximadamente, época en que terminó sus operaciones.
Aunque la desaparición de esta empresa dejó un gran vacío en la historia urbana nacional, allí sigue su extraordinaria puerta de bronce, sin embargo, a pasos de la Plaza de la Constitución, como un homenaje a los gigantes que siguen viviendo en el inconsciente colectivo chileno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook